NIÑO CON PROBLEMAS DE LENGUAJE

Diciembre de 2012

Niño de seis años que no se le entendía una palabra. Cuando decía su nombre o cualquier palabra, todo lo decía como “aha”, estaba en un grupo con niños con retraso. Se le dieron las diez clase del curso VEO en diez semanas. En la quinta clase que ya coloreaba mandalas o dibujos sin salirse de las líneas, teniendo los ojos vendados, se le enseñó a escribir y a pronunciar las letras y palabras. A su mamá se le encargó que diario ejercitara lo mismo con su hijo. Al término del curso de diez semanas, el niño podía contar del 1 al 100 y pronunciar los números sin error y lo pasaron a un grupo de niños regulares.

NIÑO QUE VE FANTASMAS

Marzo de 2015

Niño de 13 años de edad, llegó a la clase VEO muy temeroso, viendo hacia todos lados, con un color blanco muy pálido en su cara y su mama reportaba que estaba ensuciando sus pantalones de popo. Su mamá también nos confió que él decía que veía fantasmas, era su tercera sesión y no podía ver con los ojos vendados, por el temor que le generaba la oscuridad debido a que decía que veía fantasmas. Gracias a las herramientas en el curso de VEO, fue sencillo hablar con él y aliviar el pesar de ver aquello que a muchos niños asusta y trabajar en esos temores y así convencerlo que intentará ver con los ojos vendados, ya sin el temor que tenía y logró, no solo ver con los ojos vendados, si no sentirse seguro de sí mismo y superar sus miedos y ya no ensuciar sus pantalones. Ahora es un niño que eso a lo que le temía quedó atrás.

NIÑA CON MALA CONDUCTA Y BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR

Febrero de 2016

Niña de doce años, la mamá trabajaba y la cuidaba la tía; tenía muy mala conducta, era grosera con la tía, peleaba con los hermanos, en la escuela iba muy mal, no cumplía con las tareas y todo el tiempo estaba enojada. En la tercera clase de VEO empezó a ser más acomedida con la tía, ayudaba a recoger la casa, hacía la tarea sin tener que pedírselo, ya no peleaba con los hermanos, la mamá la veía más contenta, al terminar el curso sus calificaciones mejoraron, se convirtió en excelente alumna, responsable y madura, llegó a tener promedio de 97.

NIÑA CON ASPERGER

Mayo de 2017

Niña de 7 años, tenía 3 años con psicólogo, con diagnóstico de Asperger o un grado de Autismo, estaba medicada y así su conducta en la escuela era aceptable, pero le dejaron de dar el medicamento porque iban a aumentarle la dosis y en la escuela empezó comportarse mal. Dos semanas después de quitarle el medicamento, su mamá la llevó al curso VEO y desde la 2ª sesión la niña mejoró en su independencia, cumplimiento de instrucciones, concentración, atención, comportamiento controlado en la escuela. Y ya no fue necesario el medicamento.

Niño con falta de atención, concentración y bajo rendimiento escolar.

Octubre de 2015

Niño de siete años de edad con problemas de atención, concentración, bajas calificaciones, tardaba mucho tiempo para hacer su tarea, la mamá tenía que encerrarse en una habitación sólo con él para hacer la tarea y la terminaban hasta las once de la noche. Tenía más hermanos, la familia no podía salir a pasear sábados ni domingos por estar la mamá con su hijo estudiando o haciendo las tareas escolares. En la tercera clase de VEO el niño empezó a ser más responsable, rápido, mejoró su concentración y a partir del siguiente mes estuvo en el cuadro de honor hasta terminal el ciclo escolar.

Niño con retraso mental leve

Septiembre de 2015

Niño de once años con retraso leve, su comportamiento era como el de un niño de ocho años, en la escuela estaba muy mal y la directora quería que lo medicaran porque no ponía atención. Tomó el curso VEO, fue mejorando, podía leer y contestar preguntas referentes a la lectura. La mamá estaba contenta con los cambios que tuvo su hijo. Detectamos el problema de que el maestro y la directora no cambiaron su actitud hacia el niño y continuaron tratándolo mal. Es importante que los profesores y los padres del niño participen en las indicaciones sugeridas por los instructores VEO para una mejor y más rápida recuperación del niño y le ayuden a dar continuidad a las sugerencias que se les dan en el curso. Norma Leticia Hernández Macías

Niño con vitilígo en su cara, callado y reprimido

Agosto de 2016

Niño de once años con vitíligo en su cara, callado, reprimido, se contenía en lo que quería decir. Tomó el curso VEO y en cada clase la piel de su cara se iba coloreando. Al terminar el curso VEO que dura diez semanas, el niño ya tenía la piel de toda su cara en su color natural, sin vitíligo. Con el curso VEO se ayuda a eliminar los traumas mentales de los niños, desapareciendo también los desequilibrios físicos que dichos traumas originaban. Si la enfermedad fue originada por desequilibrios emocionales al desaparecer estos desaparece también la enfermedad que generaron.

Joven débil visual

Septiembre de 2015

Joven de quince años de edad. La debilidad visual que presenta es una enfermedad progresiva con pronóstico de perder totalmente la vista en menos de un año. En su cuarta clase de VEO el joven fue capaz de ver colores, imágenes y leer un libro con los ojos vendados. Este joven ve mejor con los ojos cerrados que con sus ojos materiales con lentes. Antes de tomar el curso requería que su maestra le leyera los exámenes para poder contestarlos; pero ya no necesita más que su maestra le lea pues él está en clase leyendo todo con sus ojos cerrados, con su VEO. Al joven lo trae a la clase su maestra de secundaria que está muy interesada en rehabilitarlo. Ella también tomó ya su curso de VEO 1 para seguir ayudando a este joven. Las cuatro clases VEO que ha tomado este joven han sido las mismas que toman todos los niños, han sido tal como lo va señalando el manual VEO 1.

Niña con pánico que pierde el conocimiento

Febrero de 2017

Estoy trabajando con una niña de diesicéis años, con ella ha sido más difícil, sufre de crisis de pánico y pierde el conocimiento. Le apliqué las herramientas del curso VEO y los muchos traumas mentales que traía, poco a poco se eliminaron. Ahora eso está superado, ella ve colores, letras, algunas palabras y su madre está feliz porque la niña se siente mucho mejor, anda feliz, muy cariñosa y cooperadora con ella. Abrazos cariñosos para Noé y Vere, este método es maravilloso, estoy infinitamente agradecida por todo lo aprendido y espero este año sea hermoso y bendecido para aplicar e impartir este curso a más niños, que son los que más necesitan de nuestro apoyo y preocupación.

Niña con síndrome de Down

Julio de 2017

Una niña con síndrome Down de catorce años de edad fue a la clase de práctica que tenemos en el curso VEO que damos a los nuevos instructores. Cuando llegó la niña era muy introvertida, con muchos miedos, no miraba a los ojos. En la segunda clase llego nuevamente la niña pero ahora llegó saludando y platicando con las personas que estábamos en el salón, llegó más segura y sonriente, pero lo más bello de todo, es que ahora veía a las personas a los ojos. No tenemos experiencias de niños Down que haya terminado las diez sesiones del curso, normalmente sólo van a dos o tres ya que sus padres argumentan que ahora el niño está muy inquieto. Su inquietud surge ahora que el niño ya no tiene traumas mentales y tiene un desarrollo mental adicional y una apertura de conciencia que lleva al niño a no querer estar callado ni sentado, quiere ir a ver eso que antes no le llamó la atención, está listo para aprender algo adicional que lo vuelva autosuficiente. La participación de los padres es indispensable para que el desarrollo que les da el curso tenga continuidad en la casa.

Niño con dislexia

Marzo de 2015

Niño de nueve años, cuando le dimos su primera clase era un niño que al leer cambiaba las letras y las palabras, no se entendía lo que leía. Los maestros decían que a pesar de que estaba en tercer año de primaria no sabía leer. Él tenía una dislexia muy fuerte que le hacía cambiar el orden de las letras y no saber lo que estaba leyendo, de esta manera no podía contestar bien un examen y por lo tanto iba mal en la escuela. Después de tomar el curso VEO la mama nos comentaba que el niño leía mejor con los ojos vendados que con los ojos abiertos, que en la escuela ya sacaba mejores calificaciones y entendía mejor.

Joven con autismo

Abril de 2014

Atendimos a un joven de veintiún años que tenía autismo, era inseguro, se alteraba cuando escuchaba llorar a los niños, no platicaba, no tenía amigos. Estaba estudiando para chef y tenía una maestra personal que lo cuidaba para que no se quemara. A pesar de la gran dedicación de su madre para ayudarlo en su desarrollo ella notó un cambio muy fuerte con la primera sesión de VEO pues el joven se volvió más atento, más sociable, más independiente, seguro de sí mismo y ya tenía amigos. Su mamá vio tantos cambios en su hijo que se convirtió en instructora de este método y ahora lo aplica en secundarias y ayuda a más niños. Es importante el apoyo de los papas para obtener mayores beneficios, padres comprometidos como esta mamá, comprometida con el desarrollo de su hijo, como en este caso tan especial.

Niño con memoria a corto plazo

Mayo de 2017

Niño de once años de edad, en quinto grado escolar con memoria a corto plazo y muy malas calificaciones porque todo se le olvidaba, nunca cumplía con las tareas porque se le olvidaba anotarlas, se le olvidaba el libro o se le olvidaba la libreta. El doctor le dijo que tenían que medicarlo pero la mamá no quería. La mamá llevó a su hijo al curso VEO y el niño empezó a estar más atento y a mejorar sus calificaciones en la escuela. En la séptima clase de VEO la madre platicó llorando que de dieciocho tareas, el niño cumplió con dieciséis y que en la clase de inglés lo tenían con niños de segundo grado porque el niño no entendía, pero que ahora lo avanzaron con niños de cuarto grado y el niño decía que estaba fácil y entendía. En una ceremonia escolar el niño pidió ser el que dijera de memoria toda una hoja escrita, y la maestra, desconfiada porque conocía la memoria a corto plazo que tenía el niño, le dio la oportunidad, y el niño sorprendió a todos diciendo el escrito de memoria. La mamá platicaba esto llorando de emoción.